Simón Bolívar (1783 - 1830)

El Libertador amargo

Traduction en Français

Surgido del seno de una rica familia criolla de Caracas, Simón Bolívar se va a convertir, al final de un recorrido compuesto de filosofía, aventuras, traiciones y brutalidades de todo tipo, en el más grande héroe nacional de la América hispana, al punto de ser conocido sólo como El Libertador y de haber dado su nombre a un país andino, Bolivia.

Fabienne Manière
Un joven "bien" desde todo punto de vista

Nacido el 24 de julio de 1783 en Caracas (Venezuela), Simón Bolívar estudia en Europa y recorre el Viejo Continente en todas las direcciones, impregnándose del espíritu de las Luces y de la filosofía generosa de Jean-Jacques Rousseau. Se inicia en la francmasonería y en Roma, sobre el Monte Sacro, hace el juramento de liberar la América hispana de la tutela de Madrid.

El joven Bolívar regresa a Venezuela en 1807. Tres años más tarde, en 1810, año de la emancipación hispanoamericana, se une al cabildo insurreccional que arrebata el poder al capitán general, representante oficial de Madrid.

Enviado a Londres para tratar de obtener el apoyo británico a la Junta, Bolívar aprovecha para estudiar las instituciones democráticas británicas. Convence también al popular Francisco Miranda, héroe desdichado de una primera insurrección en 1806, de volver del exilio y unírsele.

De regreso en Caracas, Bolívar participa con fervor de los debates de la Sociédad patriótica y del pueblo sobre el porvenir del país. Él, por su parte, aboga en favor de una independencia total. 

Guerras intestinas

Después de la proclamación unilateral de la independencia de Venezuela del 5 de julio de 1811, Miranda (60 años) asume la conducción del gobierno como Generalísimo y Dictador pero por poco tiempo: debe capitular en San Mateo, frente a las fuerzas realistas, el 25 de julio de 1812.

Simón Bolívar, convertido en su rival, no le permite retirarse. Lo hace detener poco después. No se excluye que haya sido él mismo quien lo entregó a los españoles el 30 de julio de 1812... Miranda acabará sus días en prisión.

El Manifiesto de Cartagena

El 15 de diciembre de 1812, refugiado en Cartagena, en la colonia Nueva Granada (actual Colombia), vecina de Venezuela, Simón Bolívar publica un manifiesto memorable en el cual saca la lección de los errores pasados ("Las facciones han sido el veneno mortal que llevó a la Patria al sepulcro...") y proclama su intención de continuar la lucha.

Pinta el panorama de un Estado ideal inspirado en los principios rousseaunianos y de las Luces, pero fundado en un poder fuerte, único capaz de llevar adelante con éxito la liberación y unificación de toda la América hispana.

El 6 de agosto de 1813, Bolívar se apodera finalmente de Caracas y recibe de la municipalidad el título de « Libertador ».

Partidario de un poder fuerte, se hace proclamar dictador en enero del año siguiente, y trata de imponer su autoridad por medio de una brutal represión... Sucede que buena parte de la población sigue oponiéndose a la independencia.

La guerra civil favorece el retorno de los españoles. El jefe realista, el siniestro José Tomás Boves, recluta miles de jinetes entre los llaneros, los cuidadores de ganado en las praderas amazónicas.

Derrotado al término de una guerra fértil en crueldades de toda clase, Bolivar huye a Jamaica y luego, en mayo de 1815, a Haití, donde recibe el apoyo del presidente Alexandre Pétion.

Al año siguiente, retoma la lucha con la ayuda interesada de los ingleses. Éstos desembarcan en Angostura (hoy Ciudad Bolívar) con una legión irlandesa de 1800 hombres y un millar de partisanos venezolanos.

Desembarcando a su turno, Bolívar reúne un Congreso constituyente... Se le une el coronel Francisco de Paula Santander (25 años), un criollo originario de Cúcuta (Nueva Granada). Éste dispone de dos mil hombres, entre ellos mil de caballería, con los cuales había resistido a los llaneros de Boves.

Sueños de grandeza

Constatando que Venezuela no está madura para la insurrección, Bolívar decide intentar suerte en la vecina Nueva Granada. En mayo de 1819, mediante una operación de gran audacia, cruza una meseta andina de 5000 metros de altitud. Su tropa se compone de 2100 hombres, entre ellos 1300 jinetes. Cae por sorpresa sobre los españoles en el puente de Boyacá, cerca de la ciudad de Tunja, el 7 de agosto de 1819. Tres días más tarde, el « Libertador » entra a Bogotá de donde huye precipitadamente el virrey Juan Sámano, ¡disfrazado de indio!

El horizonte del « Libertador » supera desde entonces los límites de Venezuela y abarca el conjunto de la América hispanófona. El congreso que Bolívar ha reunido en Angostura le concede poderes de presidente y dictador militar y, el 17 de diciembre de 1819, proclama el advenimiento de una « Gran Colombia » que reúne teóricamente tres departamentos: Venezuela, Nueva Granada y Quito (Ecuador).

Su sueño toma forma después de su victoria en Carabobo, el 24 de junio de 1821, que le permite echar por fin a los españoles de Venezuela y entrar como vencedor en Caracas. Entretanto, el 24 de mayo de 1822, su lugarteniente Antonio Sucre (27 años) vence a los españoles en Pinchicha.

El « Libertador » triunfa

Bolívar puede entonces entrar como libertador en Quito, capital de la colonia Ecuador, sobre el océano Pacífico... Inicia por entonces un romance con la bella Manuela Sáenz (25 años)... pero la prensa « del corazón » todavía no está allí para hablar del asunto. 

El 22 de julio de 1822, Bolívar se reúne en Guayaquil (Ecuador) con el general San Martín, libertador de la actual Argentina y de Chile. Lo convence de dejarle el Perú. San Martín se retira a terminar sus días en Europa...

Ya no le queda más que apoderarse del Perú...

Esto se concretará luego de la trabajosa victoria del general Sucre, el 9 de diciembre de 1824. Ese día, el general y sus rebeldes son emboscados por los españoles en el valle de Ayacucho, sobre el Altiplano andino. Sólo disponen de 4 cañones contra 24 del enemigo. Sin nada que perder, Sucre y su caballería se lanzan al ataque con la energía de la desesperación... ¡y finalmente triunfan! El virrey del Perú, sus generales, y no menos de 600 oficiales y 2000 soldados se rinden con todo su armamento.

Ante el anuncio del la victoria de Sucre, el único de sus lugartenientes que nunca lo traicionó, Bolívar piensa que su hora ha llegado. Reúne un Congreso Panamericano en Panamá, del 22 al 25 de julio de 1826, para confederar la América hispana desde México hasta el Río de la Plata. Es un fracaso. Sólo la Gran Colombia ratifica el tratado de unión. Las rivalidades personales y los conflictos de interés toman la delantera. Los métodos autoritarios (por decirlo suavemente) de Bolívar tampoco son del agrado de los delegados. 

Poco después, el 25 de septiembre de 1828, Bolívar escapa a un intento de asesinato por parte de Francisco de Paula Santander. Colombia entra en guerra contra Perú y, al mismo tiempo, Venezuela se emancipa y pone fin a la Gran Colombia. Es el derrumbe del sueño panamericano.

Enfermo y abandonado por todos, afectado por el asesinato del popular general Sucre, en quien veía a su sucesor, el « Libertador » deja el poder. Muere en Santa Marta, en Colombia, el 17 de diciembre de 1830.

Publié ou mis à jour le : 2018-11-27 10:50:14

 
Seulement
20€/an!

Actualités de l'Histoire
Revue de presse et anniversaires

Histoire & multimédia
vidéos, podcasts, animations

Galerie d'images
un régal pour les yeux

Rétrospectives
2005, 2008, 2011, 2015...

L'Antiquité classique
en 36 cartes animées

Frise des personnages
Une exclusivité Herodote.net